LA CULTURA EN ECUADOR II

Entrevista a Mario Campaña/Paralaje
Por Ana Rosa Valdez
Segunda Parte:
Por una cultura de lo pequeño: no más rimbombancia, clientelismo ni cortesanías
Agosto 2 de 2018

Ingreso de visitantes restringido a una puerta en el Malecón 2000

¿CUÁL LE PARECE QUE ES LA NOCIÓN DE CULTURA QUE IMPERA EN ECUADOR?
Me he preguntado yo eso leyendo declaraciones del presidente Moreno, que en una ocasión dijo que un país que no tuviera un museo nacional y una biblioteca nacional era“impresentable”. En otra ocasión declaró que “El arte y la cultura es la mejor inversión que un país puede hacer”. Uno se pregunta si este hombre está lleno de prejuicios coloniales… ¿Qué cultura es esa que Moreno quiere apoyar que a él le parece incluso más importante que la educación y la salud, por ejemplo? Veo que el país se gasta millones de dólares en el festival de artes vivas de Loja, pero no tenemos biblioteca nacional, y sólo hay diez bibliotecas públicas en la red del ministerio, en ocho de las 24 provincias, es decir que hay 16 provincias sin bibliotecas públicas del estado. ¿Con qué noción de cultura trabaja el ministerio? En la web aún hablan de “Políticas para una revolución cultural” y ejes “programáticos” y “transversales”. Y Gabriel Cisneros, anterior vicepresidente de la Casa de la Cultura con Pérez de presidente y ahora viceministro con Pérez de Ministro, declaró hace poco que en los premios Espejo se encierra “la esencia vibrante de la patria”. ¿Qué significa todo eso? ¿Es solo palabrería? El Festival de Artes Vivas de Loja habla más claro: dice que se pretende “culturizar”. Culturizar significa “civilizar”. ¿La revolución cultural consiste pues en “culturizar”, en “civilizar”? Es una idea peregrina de revolución cultural y sobre todo, un paradigma ilegítimo, pues implica que en Ecuador no tengamos una o varias culturas, porque es obviamente imposible “culturizar” lo que ya está culturizado… A menos que con “culturizar” se aluda a la cultura como producción especializada, eso pretendidamente sofisticado que dicen apreciar las clases altas. ¿Así es como se pretende satisfacer los famosos “derechos culturales” de que habla la Constitución y el ministro Pérez? ¿Con otra campaña de lectura, la enésima, ahora llamada Plan Nacional del Libro y la Lectura, en un país con 10 bibliotecas públicas? ¿Con un Encuentro literario aquí, allá una ópera (género kitsch por excelencia si no se lo revoluciona en cada obra), un festival más allá, con el ministro y su corte llegando con un cheque en la mano y pidiendo un balcón o tribuna, al más puro estilo velasquista? Esa noción de cultura es ya tradicional en Ecuador: Benjamín Carrión, en un depurado gesto aristocrático, lo planteó de un modo que hoy o mañana nos hará sonrojar: si no podíamos ser grandes por la historia, la riqueza y los logros materiales, pensó Carrión, podíamos serlo, en cambio, por la cultura. ¡Como si la meta de un pueblo fuera ser grande y no vivir en una sociedad pacífica y justa!

La noción de cultura que impera, al menos en las instituciones estatales, es tradicional, rutinaria, artificiosa, conservadora,  rimbombante y vacua, oportunista e inclinada a la exclusión, a todo tipo de adulteraciones, por  muchos disfraces que usen.

“El senado lo sabe, el cónsul lo ve, y Este sigue vivo!”.

Entrevista a Mario Campaña/Paralaje
Por Ana Rosa Valdez
Mayo 10 de 2018
Hace algunas semanas, de acuerdo con un artículo de Diario El Expreso, el Arq. Melvin Hoyos, Director de Cultura y Promoción Cívica de Guayaquil, presentó un informe sobre sus 25 años de gestión. Refirió, además, que “Guayaquil tiene una gran oferta cultural” y  “entidades que también debían ayudar a desarrollar la cultura han florecido y el que se beneficia es el pueblo”. También mencionó que ha recibido ofertas de donación de colecciones, como la de abanicos de la Sra. Rosa Amelia Alvarado. ¿Cómo valora usted estas declaraciones? ¿Cuál es su opinión sobre las infraestructuras y programas culturales que esta entidad pública desarrolla en la urbe?

RAFAEL CORREA: LAS SEGUNDAS NUPCIAS DEL ESTADO Y LA IGLESIA

La visita del Papa Francisco a Ecuador pone otra vez en entredicho la integridad política y moral del presidente Correa en su relación con los principios constitucionales, particularmente los relativos a la laicidad y los derechos civiles.



Para Errecé (RC) y la Revolución Conservadora (RC) ecuatoriana

Oh gran padre y oh gran madre de los ecuatorianos
Que heredaste de Atabaliba y de la Cushi el puesto

Que de Eloy Alfaro aprendiste a enarbolar
El símbolo patrio de los sombreros

Que de las montañas rusas recibiste
Tu infusa g ecológica
Por la que aprendiste los milagros
Del agua de borrajas

Oh padre eterno de este tu gran reino
Tú que has obrado el  milagro de reunir

A la derecha y a la izquierda, pues
Merecidamente te bendicen los obispos
Que también rinden homenaje a los criminales
Y asimismo te aplaude el Opus Dei
Que  milagrosamente gobierna en tu gobierno
Y en todos los gobiernos de tu ejemplar reino